Chat with us, powered by LiveChat

Fijación de traumas

¿Cómo pueden los polímeros PEEK ayudar con la fijación del trauma?

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) definen el trauma como cualquier herida o lesión resultante de la aplicación de la fuerza o la violencia a un cuerpo vivo. Bajo esa definición, los profesionales médicos se enfrentan a una amplia gama de complicaciones. Entre los más comunes se encuentran las fracturas óseas o las afecciones que atacan el tejido óseo, como los tumores. Los dispositivos de fijación de trauma son un tratamiento esencial de primera línea para fracturas óseas y degeneración de tejidos, y se encuentran entre los dispositivos más antiguos todavía en uso moderno. Aunque estos dispositivos han estado en uso durante muchas décadas, los dispositivos de fijación de trauma se están iterando constantemente. Tal vez la vía de desarrollo más prometedora es mejorar la ingeniería de dispositivos utilizando plásticos de alto rendimiento.

La fijación del trauma se refiere a una serie de enfoques de tratamiento, pero generalmente se refiere a fracturas óseas. Como el hueso debe estabilizarse para sanar correctamente, la implantación de hardware es un método estándar de tratamiento. Esto puede venir en forma de fijación externa o interna.

  • Los dispositivos de fijación interna se implantan en el cuerpo y son importantes para mantener la forma del hueso y la carga del rodamiento mientras el hueso se repara. La fijación interna del trauma se logra utilizando tornillos canulados, clavos intramedulares, tornillos de cadera, cables, cables, pasadores y placas. Este hardware debe ser biológicamente inerte y proporcionar un excelente soporte para seguir siendo viable en una amplia gama de tratamiento.
  • Los dispositivos de fijación externos se encuentran entre los dispositivos médicos más antiguos conocidos por el hombre, con Hipócrates, el Padre de Medicina, describiendo métodos de fijación externos en el tratamiento de una fractura de tibia. Los dispositivos de fijación externos se unen con componentes, incluidos pernos y cables, que perforan la dermis y se fijan al hueso subyacente. La fijación externa está indicada cuando hay fracturas abiertas o cuando se necesita una solución temporal antes de la cirugía. La fijación externa puede mantener el hueso apoyado y en su lugar, aunque para fracturas cerradas complicadas, la fijación interna puede ser más eficaz.

Los dispositivos de fijación de trauma no muestran signos de disminución de la demanda en el futuro. Aunque los accidentes graves de vehículos están en declive, las lesiones deportivas están en aumento, y la mayor prevalencia de los proyectos de construcción probablemente exigirá una tecnología de fijación continua de traumas. Lo más impactante, sin embargo, es el espectacular aumento de la población geriátrica mundial, que se estima que se cuadruplicará (de 524 millones a dos mil millones) entre 2010 y 2050. Como la población geriátrica es más susceptible a las caídas que resultan en lesiones óseas traumáticas y enfermedades degenerativas óseas, los dispositivos de fijación de trauma cifran ser cada vez más importantes para el futuro previsible.

La industria de la fijación del trauma ha visto avances constantes a lo largo del tiempo, y las innovaciones más recientes se centran en el uso de materiales poliméricos para lograr mejores resultados. Esto es particularmente cierto para los componentes de fijación ósea, como placas óseas y tornillos, que se pueden fabricar a partir de polímeros PEEK reforzados con fibra de carbono (CF) por numerosas razones.

  1. Las placas óseas CF PEEK ofrecen una mayor resistencia a la fatiga – Los polímeros PEEK reforzados con CF pueden aumentar la vida útil de fatiga del dispositivo implantado en comparación con las placas de metal/acero inoxidable.
  2. CF PEEK proporciona radiolucencia completa – Las placas metálicas no proporcionan imágenes no ocultas para el cirujano y esto puede restringir la capacidad del cirujano para ver exactamente lo que está ocurriendo intraoperatoriamente. Además, el uso de placas óseas CF PEEK permite la visualización postoperatoria más clara y sin obstáculos para visitas de seguimiento para evaluar la curación.
  3. Módulo bien emparejado con hueso usando CF PEEK – La cicatrización ósea se mejora mediante el uso del polímero CF PEEK en lugar de metal/acero inoxidable debido a que su rigidez es más similar a los huesos que a los metales. Una curación temprana puede conducir a mejores resultados generales del paciente.
  4. Revisiones más fáciles con CF PEEK – Si se requiere la extracción de un implante, la placa CF PEEK se puede quitar más fácil que una placa de metal debido a menos hueso en el crecimiento en el dispositivo implantado. Esta facilidad de eliminación puede resultar en tiempos quirúrgicos reducidos y costos.

Los avances futuros en los implantes PEEK potencialmente contienen propiedades antimicrobianas, lo que reduce la probabilidad de infección alrededor del sitio de implantación. Incluso sin esos avances, sin embargo, PEEK se está convirtiendo cada vez más en el material de preferencia en los dispositivos de fijación de trauma.

Más allá de las placas óseas y los tornillos, los polímeros PEEK y PAEK se utilizan para aplicaciones relacionadas con el trauma facial. Los implantes craneomaxilofaciales, o CMF, son esenciales para traumatismos faciales o resección tumoral, y se fabrican cada vez más a partir de polímeros PAEK o PEEK por numerosas razones:

  • Los dispositivos PEEK y PAEK CMF se pueden fabricar rápidamente – Como PEEK y PAEK son fácilmente mecanizables y se pueden mecanizar en cualquier forma, se pueden fabricar en implantes específicos del paciente. Aunque esto es posible con dispositivos de cromo de titanio y cobalto, es más caro y más laborioso, lo que resulta en tiempos de entrega prolongados.
  • Los dispositivos PEEK y PAEK CMF son más cómodos – Como los implantes PEEK y PAEK se derivan de polímeros, son mucho más ligeros que las alternativas metálicas, por lo que los pacientes se adaptan a su presencia más rápido. Además, PEEK y PAEK ofrecen una conductividad térmica mucho menor, por lo que son menos sensibles a los cambios de temperatura.